Implantes dentales

La odontología ha avanzado a pasos agigantados, desde la época del torno a pedal, de cuando se trabajaba sin anestesia y se tenía que ir incalculable veces para terminar de arreglar una muela; o cuando para extraer una muela se usaba el escoplo y martillo. Hoy en día , aunque aun no sigue siendo muy agradable visitar al dentista, la odontología ha cambiado y se trata de que el paso por sillón dental sea lo menos traumático posible, se usa anestesia tópica para que la anestesia infiltrativa moleste menos, las caries, generalmente, se solucionan en el día; se trata de no extraer las piezas dentarias, sino tratar de salvarlas, sea haciendo una restauración estética, tratamientos de conducto o restauraciones con perno y corona; ya que no hay nada mejor que nuestros dientes. Pero cuando se acaban todas las posibilidades de salvar la pieza dental, y hay que extraerla, la mejor solución es la colocación de un implante dental.

Cuando era estudiante un profesor me dijo un día que “no hagas lo último”, es decir que no utilice las últimas técnicas ni nuevos materiales hasta que los prueben otros, y que utilicen las cosas que hacen años que dan resultados para lograr lo mayores éxitos y más duraderos. Muchos creen que los implantes dentales son nuevos, pero para sorpresas de muchos ya hace mas de 30 años que existen los implantes, y más de 20 años que se colocan en nuestro país.

Estos implantes se colocan o implantan en el mismo sitio de la raíz dentaria perdida, restituyendo la pieza dentaria, y brindando comodidad y confianza, ya que los sienten como si fueran sus propios dientes. Se usan implantes de titanio puro que es biocompatible (aceptado por el organismo) con el hueso. No hay límite de edad. Puede ser utilizado por pacientes jóvenes (que hayan terminado la etapa de crecimiento) y ancianos, que reúnan las condiciones de salud necesaria. En la práctica convencional para sustituir y sujetar el diente faltante normalmente se deben afectar y desgastar los dientes vecinos (que normalmente están sanos). La solución implantaría seria colocar en el espacio libre un implante y sobre este una corona individual, manteniendo sus dientes vecinos sanos e intactos, logrando mayor función y excelencia estética.

Cuando faltan varias piezas dentarias se utilizan prótesis removibles convencionales, que habitualmente se retienen por medio de ganchos en los dientes sanos raspándolos, desgastando y reteniendo placa bacteriana, lo cual favorece la formación de caries y reduce la vida útil de los mismos. Con los implantes se prepara un puente sobre dos o más implantes sin comprometer a sus piezas vecinas sanas.

Cuando faltan todas las piezas dentarias se utilizan prótesis completas convencionales, que generalmente no encuentran fijación ni se ajustan apropiadamente, produciendo dolor, irritación y/o masticación precaria. La solución implantaría seria colocar implantes donde la prótesis se fija conectadas por attachments u otros medios de retención, quedando fijada al maxilar lo que le brinda mayor funcionalidad y estética.

Beneficios y Soluciones

  • Volverá a lucir una sonrisa natural.
  • Sentirá los implantes como si fueran sus propios dientes.
  • Podrá hablar y comer nuevamente con confort y seguridad.
  • Evitara continuar dañando a sus dientes sanos como ocurre en muchas prácticas odontológicas convencionales.
  • Evitara la perdida ósea post-extracción dentaria.
  • La intervención es indolora y de rápida recuperación.
  • La tasa de éxito supera el 95%.
  • Millones de personas en el mundo, desde más de 30 años, disfrutan el alivio definitivo de estas soluciones.

ARIEL F. ANGILLETTA - ODONTOLOGO - M.P.13868 / M.N 30937

Descargar