Mi amigo el cepillo dental

La autora responsable de la caries es la placa bacteriana, una película transparente y pegajosa compuesta por bacterias y residuos alimentarios que se adhiere fuertemente a la superficie de los dientes y se acumula cerca de las encías, en fosas y fisuras de los dientes.

Si pensamos en la imagen de un vidrio manchado con grasa, podemos decir que la placa bacteriana recubre al diente como la grasa lo hace con el vidrio.

¿Cómo hacemos para evitar que la caries y la enfermedad se apoderen de nuestros dientes? El único camino posible es el “destierro” de la placa bacteriana, y el instrumento más efectivo para lograrlo es el cepillado de los dientes.

Las pastas dentífricas no eliminan la placa bacteriana, si bien es cierto que algunas contienen sustancias medicinales, la erradicación de la placa bacteriana se realiza pura y exclusivamente por la acción mecánica limpiadora y re movedora del cepillo.

El cepillado correcto y completo requiere un cepillo adecuado al tamaño de cada boca en particular. Actualmente hay una amplia gama de modelos, con mangos rectos y angulados, con cerdas extra suaves, suaves y medianas, con cabeza pequeña o normal, y el odontólogo recomendara a cada paciente el que más le conviene El cepillo de cerdas rígidas lastima cuanto más duro, y se lo tiende a alejar de la encía; de esta manera no cumple con su cometido: limpiar.

El tamaño para los niños debe ser pequeño y en los adultos un poco más grande, pero que permita llegar hasta los recovecos y zonas más difíciles de la boca.

A pesar de que “el cepillado no es ninguna ciencia” hay que conocer la forma correcta de su realización. No es cuestión solo de cepillar donde se ve o hasta donde llega el cepillo y nada más. Tenemos que limpiar todos y cada uno de nuestros dientes, cepillando las caras externas, la cara interna y la cara de masticación.

El cepillado debe incluir la lengua porque en ella también se forma la placa bacteriana, para la cual hay cepillos especiales, o simplemente con el mismo cepillo que usamos para nuestros dientes, lo pasamos sobre la lengua, de atrás hacia delante como si la estuviéramos “barriendo”.

Concejos para una buena limpieza dental:

  • El cepillo debe estar seco, no mojarlo antes del cepillado.
  • Lo ideal es cepillarse sin pasta dental.
  • En el caso de pastas dentífricas es aconsejable que tengan flúor.

Las pasta dentales, en general, no son preventivas de las caries, salvo las que están recetadas por el odontólogo, las que realmente contienen ciertas cantidades de flúor y/o sustancias desensiblilizantes para las encías.

ARIEL F. ANGILLETTA - ODONTOLOGO - M.P.13868 / M.N 30937

Descargar