Hacia una sonrisa eterna

“NO TENGO TIEMPO PARA IR” “ESTOY TAPADO DE TRABAJO”, “EL HORARIO NO ME DA”, son algunas de las escusas más comunes para no ir al dentista. El miedo, el pavor y el rechazo son las reacciones que genera la consulta con el odontólogo. Pese a los múltiples adelantos y a la nueva tecnología, aun hoy la gran mayoría de las personas prefiere vivir con caries antes de visitar al dentista, y algunos recién se deciden a consultarlo cuando el “temido dolor de muelas” se torna insoportable y no consiguen calmarlo por su cuenta.

El perfecto cuidado y mantenimiento de la totalidad de las piezas dentales es prioritario para el resto del organismo. La caries es un proceso infeccioso localizado que provoca el debilitamiento de los tejidos duros ( esmalte y dentina del diente) y lleva a la formación de una cavidad. La caries resulta de la conjunción de tres factores importante:

   1 - Que el diente sea susceptible al ataque de la caries (mala genética).

   2 - Que existan ciertas bacterias en la boca.

   3 - Que se incorporen alimentos ricos en azúcar a la dieta (golosinas, arinas,etc.)

La caries y la enfermedad periodontal (piorrea) son las enfermedades bucales más frecuentes y las mas previsibles con pocos recursos. Tanto la primera, que afecta al 98% de la población mundial, como la segunda, que es responsable del 90% de las perdidas dentarias, se pueden prevenir con una correcta limpieza de los dientes, una dieta balanceada sin alimentos ricos en azúcar entre las comidas, la ingesta de flúor y la visita periódica al odontólogo. En las próximas notas me voy a referir a las diferentes formas de prevenir estas enfermedades en detalle, hasta pronto.

ARIEL F. ANGILLETTA - ODONTOLOGO - M.P.13868 / M.N 30937

Descargar